Las tres partes de la obra.

La Trilogía de las Fiestas constituye el recambio en la novela gay escrita en Chile durante el último tiempo. Su fascinante narración nos invita a reflexionar en torno a nuestras identidades, a veces violentadas por una sociedad que no comprende a las minorías como parte de la diversidad. Es un relato único, que expone el devenir de las vidas de un grupo de la comunidad gay; lo hace como un gesto identitario en donde tres fiestas marcan el tránsito desde la soledad hasta el amor.

A medida que te introduzcas en las narraciones y vivencias de los personajes, descubrirás cómo la vida en general depara cambios tajantes pero a la vez decisivos en nuestro accionar. Y cómo la sexualidad y afectividad actúan como piezas claves en la aceptación de estas modificaciones.

Estructura de la Obra:

La primera novela de Rodrigo Muñoz Opazo se centra en la vida de tres personajes que, en tres historias, tres fiestas; abordan diferentes etapas de la vida de un homosexual. Como la autoaceptación y búsqueda del amor ideal.

Subfiesta

La primera parte de la historia se inicia en la ciudad de Concepción en 1994. Cristóbal Sanhueza es un chico gay que acepta su homosexualidad, pero debe encontrar una forma de manifestar su amor, y lidiar así con la represión y la discriminación que giran en su entorno. El escenario de sus emociones es la escuela de periodismo en la Universidad de Concepción.

Fiesta

Mediante el personaje de Gabriel Badilla, esta parte de la novela trata sobre la liberación sexual y los encuentros furtivos de su protagonista. Tras perder en 1994 a sus padres en un accidente automovilístico, decide, dos años más tarde, vivir su sexualidad de manera completamente libre sin evaluar los riesgos. En esta parte, la amistad de los personajes se pone a prueba.

Suprafiesta

Esta parte final de la novela abarca desde el año 2000 al 2007, tratando sobre la vida de pareja y la estabilidad sentimental. Todo es visto a través del personaje Sebastián Orellana, mediante el cual se muestra el tema de la estabilidad y el proyecto de vida bajo la condición de ser gay. La acción, esta vez, se centra en la ciudad de Santiago