Entrevista realizada por el columnista Facundo R. Soto, al escritor Rodrigo Muñoz Opazo. Ésta fue publicada en el medio de comunicación trasandino Somos Noticia.

Efectuada en Santiago, el 25 de mayo de 2011.

 

 

Facundo R. Soto (ver su blog aquí) entrevista a Rodrigo Muñoz Opazo:

Facundo: Después de La trilogía de las fiestas, volviste de lleno con otro libro gay "Monvetusto y la legión de las artes". Para los que no lo leyeron todavía, ¿podés contarnos de qué se trata el libro? (La historia parte en 1986 y se extiende hasta el 2010. Su protagonista es Ramiro Hidalgo, un chico egresado de periodismo de tan sólo 21 años: ¿Elegiste esos años por alguna razón en particular?

Rodrigo: Monvetusto y la Legión de las Artes es una novela fantástica con temática gay. La explicación de esto se debe primordialmente a las aventuras que vive su protagonista Ramiro, quién es un joven periodista de postura muy conservadora, inclinado hacia una derecha liberal, que decide cambiar de aire. Por lo cual se muda a Monvetusto, ciudad cordillerana donde comienza a trabajar en una radioemisora. Aparte de haber aceptado bien su orientación homosexual, comienza a darse cuenta que posee poderes paranormales. Es entonces cuando empieza a percibir que hay cambios políticos en la ciudad. Por ende, sitúo el contexto histórico en 1986, en los últimos 4 años de la dictadura, cuando los alcaldes eran todavía designados por Pinochet. En esta localidad, resultan ser todas mujeres, hasta pasar los años y llegar a la democracia. Pero luego se anuncia la llegada de una edil transgénera que pretende convertir a Monvetusto en la primera ciudad latinoamericana con un poder gay absoluto. Como te señalé, es una historia fantástica. Pensar en ese tiempo que pudiera haber ocurrido un hecho semejante en Chile, es algo insólito. Esa es la razón de los años en los cuales se inicia toda la narración. Aparte está la leyenda paralela de un monstruo. Un ente indeseable que asesina a todos quienes cumplen con tres requisitos: ser jóvenes, ser mentirosos y ser prejuiciosos. Y quienes han pagado el alto precio para ser víctimas de este adefesio han sido justamente hombres y mujeres heterosexuales. Ramiro Hidalgo como periodista tiene que resolver el enigma, utilizando todas sus facultades profesionales. Sin saber que se convertirá en un héroe, ante otra amenaza: los neonazis. Que pretenden llegar al poder municipal y que desean terminar a toda costa con ese avance gay, que prospera día a día en esta urbe.

F: ¿Qué ciudad te inspiró para crear la ficticia localidad sudamericana?

R: En un principio no se sabe si la ciudad es chilena o argentina. Sin embargo, con las características políticas que te detallé en la primera respuesta y que se exponen en el libro, claramente se trata de Chile (desde un punto de vista utópico). Las ciudades que me inspiraron son: Los Andes, perteneciente a mi país. Y Mendoza, perteneciente al tuyo.

F: En tus novelas abordas el tema de la diversidad sexual ¿te considerás un activista LGBTI?

R: Cuando publiqué La Trilogía de las Fiestas en 2007 pensé en convertirme en un activista gay. Trabajé incluso en una organización LGBT como periodista en el área comunicacional, pero no tuve una buena experiencia. Vi demasiadas trifulcas entre unas entidades y otras. Conflictos de intereses, más bien mediáticos, entre las diferentes minorías sexuales. Hablando con amigos de EEUU, Canadá, Australia y Europa, supe que eso ocurre frecuentemente a nivel internacional. Fue entonces cuando decidí no ser activista. Ya que mi propósito real es ser un escritor, o sea un artista libre pensador. Con la libertad absoluta para poder expresar a través de las letras lo que siento o he sentido. Expresar también las vivencias de otros, sin atarme a instituciones establecidas. Defiendo eso sí a organizaciones que dan la cara en todo sentido, en cuestiones políticas de mi país, por ejemplo. Una de ellas es el MOVILH, Movimiento de Liberación Homosexual de Chile. Siempre los he apoyado, así como ellos a mí cuando he publicado mis novelas.

F: El incidente que tuviste con los carabineros en verano del 2007 porque te diste a la visibilidad con unos amigos, ¿pensás que se puede repetir? ¿Cómo ves a Chile en relación al tema? El otro día hablaba con Pablo Simonetti y para él no hay un movimiento de literatura gay en Chile, ¿Qué pensás al respecto?

R: Al menos conmigo, ese incidente con Carabineros de Chile no creo que se repita. He publicado mis libros, soy más conocido y me cuido de no andar merodeando por las calles santiaguinas a altas horas de la noche como ocurrió en enero de 2007, ja ja. Actualmente estoy con pareja, más tranquilo y me siento muy feliz de ello. No obstante, siempre veo en los medios de comunicación denuncias de gays, lesbianas y transgéneros que ven violados sus derechos como ciudadanos. Por consiguiente, pienso que en Chile, y en toda Latinoamérica nadie está libre de ser discriminado brutalmente por su condición sexual. Comparto lo que dice el escritor chileno Pablo Simonetti. En mi país no existe un movimiento de literatura gay. Yo mismo, a mis 37 años, he tratado en el último tiempo de tener mayor contacto con generaciones literarias de mayor o menor edad y ha resultado imposible. De hecho, sólo mantengo gran comunicación, como para hablar de un movimiento LGBT artístico, con representantes de otras artes: teatro, danza, pintura, escultura y música. Pero, hablar de algo así como la Generación del 27 (siglo veinte), a la cual perteneció nuestro poeta Premio Nobel Pablo Neruda, o el gran dramaturgo español Federico García Lorca, es casi como un sueño para mí.

F: ¿Cómo se vive hoy en día, a nivel social, el tema de la liberación gay (si es que se puede hablar de liberación propiamente dicha?)

R: Los gays en Chile defienden cada vez más sus derechos. Sobre todo las nuevas generaciones. Quiénes se comprometen cada día más con la causa política. Pero no desde el punto de vista ideológico, sino desde el referente de preservar sus derechos como ciudadanos. El que hayan nacido poco antes, durante o después del retorno a la democracia en 1990, ha influido mucho. La nueva generación tiene una visión más fresca. Similar a la europea, por ejemplo. No sólo ven el camino de una opción sexual específica, sino además diferentes manifestaciones afectivas que puedan existir entre seres humanos “adultos”. Ser lesbiana, bisexual, transgénero o gay, incluso heterosexual curioso, se ha convertido en una orientación con distintos matices, más que en una determinación sexual, demasiado delimitada a vivir.

F: ¿Hay un público gay en Chile que lee tus novelas, ya que se te considera un referente en el tema?

R: Sí, por supuesto. La mayoría de mis lectores son gays. Facebook ha sido una gran herramienta social para conocer sus puntos de vista. También lesbianas, quiénes me han hablado de mis dos primeras novelas. La Trilogía de las Fiestas y Monvetusto. En mi tercera novela me enfoqué sólo al mundo homosexual masculino. Los treintones y cuarentones, sin ánimos de hacer discriminación etaria, ven a mis personajes como gays muy definidos en sus posturas. Como es el caso de Cristóbal, Sebastián y Gabriel, protagonistas de mi primera obra, quiénes aparecen también en mis otros escritos. Los más jóvenes me hablan de Monvetusto, por el tema fantástico. Han comparado a su protagonista Ramiro, con un tipo de Harry Potter gay, por defender con poderes paranormales a la ciudad andina atacada por los neonazis.

F: ¿Escribís para un público determinado? 

R: He escrito y lo seguiré haciendo para un público determinado: la comunidad homosexual chilena y latinoamericana.

F: ¿Cómo convive tu actividad de periodista con la de escritor? ¿En qué cosas te suma y en cuáles se vuelve un inconveniente o te hace obstáculo?

R: No se vuelve un obstáculo puesto que no trabajo como periodista en la parte informativa, interpretativa o de opinión en estos momentos. Hace unos tres años, en forma paralela, asesoro a empresas en comunicación corporativa virtual. Mi trabajo literario es independiente a ello, y eso me da más libertad para escribir sobre lo que yo deseo, siempre en la temática gay. Hasta ahora, no he encontrado dificultades para ejercer esas dos funciones, en lo absoluto.

F: ¿Qué similitudes y diferencias encontrás en tus novelas "Franco Demente", "Monvetusto" y "La Trilogía de las Fiestas"?

R: La Trilogía de las Fiestas y Franco Demente (mi último libro publicado) son novelas realistas. En las dos trato el tema afectivo gay homo-erótico que no abordé en Monvetusto. Este tema homo-erótico en mi primera novela está enfocado en los personajes Gabriel, quién tiene una postura más bien sexual de nuestra condición, a diferencia de Sebastián, quién cree en la pareja como proyecto de vida. En Franco Demente, que es claramente un thriller lleno de suspenso, acción, sangre y violencia, esta temática se enfoca a través de su protagonista: Franco Dumas Gallardo, el cual es, lisa y llanamente, un psicópata de hombres homofóbicos No obstante, pasa por diversas etapas antes de transformarse en un asesino. Un asesino homosexual que venga de manera irracional a sus seres más queridos. Entre los cuales se encuentra su familia y su pareja, el hombre que más amó en la vida. Si bien la Trilogía y Franco Demente apuntan a visiones realistas, las primera es condescendiente con el tema gay. Se orienta a la justicia social, al igual que Monvetusto (que resulta ser fantástica). Mi tercera novela se orienta a la venganza, que no refleja para nada la realidad de los homosexuales en Chile, sino por el contrario, es más bien una metáfora de lo que muchos quisiéramos hacer con aquella gente hétero homofóbica que constantemente nos discrimina. Un fan lector me escribió hace poco en Facebook “no soy asesino como Franco Dumas, pero de verdad, me encantaría como él darle un buen puñetazo o palazo a esos tipos que nos insultan en la vía publica, en restoranes, o en nuestros mismos trabajos, denigrándonos siempre ante el resto de la gente”. Franco Demente es eso: un impulso que descansa en nuestro subconsciente gay con ganas de aflorar y saltar, sin posibilidad alguna de concretarse. Un mal sueño que se transforma en pesadilla. Tanto es así que cuando escribía esta novela en horas de la madrugada, me sorprendió el 27 de febrero de 2010 el terremoto 8.8 grados Richter que vivió Chile. Razón por la cual tuve que cambiar el final e incluir esta tragedia en la historia. Así es la literatura. Ficción o realidad, que se manifiesta finalmente en todas sus formas.

F: ¿En qué estás trabajando ahora? (Contános la idea o lo que tengas)

R: Sigo trabajando en el género narrativo. Específicamente en la nouvelle o novela breve. Mi última obra se llama “Tiniebla de Amor”. Al menos ya está patentada, pero muy pronto será publicada en internet siguiendo los mismos pasos de mis tres primeras novelas. La vía virtual y luego la impresa. Esta historia retoma la trama fantástica similar a Monvetusto, puesto que su protagonista Ignacio, un joven santiaguino gay, acostumbrado al sexo fugaz, se enamora de un enigmático hombre, quién tiene un estilo ochentero en su forma discotequera de vestir. Lo que no sabe el personaje principal, es que este misterioso macho es realmente una presencia urbana de una dimensión desconocida. Para saber más, tendrán que simplemente leer la historia.